Pospuesta hasta julio la publicación de
Los ojos de Mitra

Con motivo de las nuevas decisiones del gobierno francés, que ha confinado el país hasta al menos el mes de mayo, me es imposible realizar el desplazamiento previsto a finales de abril para recoger y distribuir los 150 primeros ejemplares de Los ojos de Mitra.

Para quien no lo sepa, que deben ser los más, resido en Francia y ejerzo como profesor de español. La nueva situación sanitaria nos impone este contratiempo pero sólo se trata de un pequeño retraso. La editorial Talón de Aquiles me ha confirmado que los libros están en imprenta. Para compensar la espera, aquellos que reserven o compren un ejemplar de Los ojos de Mitra recibirán mi anterior novela, Tatuaje, para amenizar la espera.

La acogida de los primeros lectores es excelente. Los primeros capítulos (disponibles en este enlace)  han dado a conocer esta obra a lectores taurinos y no taurinos, y la mayoría de los que descubren la historia de Francisco Vega e Ismael Sánchez han reservado su ejemplar.

Quiero dar especialmente las gracias al portal Afitauro y a al responsable de las visitas a la Ganadería El Pilar por su labor de difusión. Tengo la certeza de que el principal reto de esta novela será darla a conocer al público y mostrar que se trata de una propuesta literaria seria y entretenida. 

Compartid en redes, comentad en la web y así ayudaréis a difundir este trabajo de años y años de escritura, documentación y pasión.

¡Muchas gracias a todos!

Una respuesta

  1. Tras leer los cuatro primeros capitulos de la novela, te envuelve y parece que estas viviendolo en primera persona, también hago mis pinitos como fotografo taurino y se lo que es ir a fotografiar cierta corrida o cierta novillada a «no se que finca». En cuanto a la forma de explicar lo que envuelve en cada situación al protagonista, como ejemplo, el sorteo de Las Ventas, del que como madrileño que soy he ido en numerosas ocasiones, según estas leyendolo, es tal cual como si estuvieses en el patio de caballos esperando a pasar para verlo, con total detalle, hasta el desgraciadamente desaparecido hace muy poco Simon, vendiendo sus carteles, calendarios y demas en los aledaños del coso de la calle Alcala.
    Deseando tenerla en mis manos y devorarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.