Nueva web y proyectos

En el comienzo de este año he dado varios pasos para la consolidación de mi carrera como escritor y uno de ellos es la aparición de esta nueva web. Es una muestra visible que concretiza y hace visibles los esfuerzos de escritura y creación que he venido abordando en una nueva etapa de mi vida. 

La novela Los ojos de Mitra está en camino (publicación prevista para finales de abril de 2021) y la pre-reserva es posible en este enlace. Se trata de mi segunda novela después de Tatuaje y la primera editada en papel. Por otro lado, he comenzado a formar parte del Club de Escritores no Profesionales.

¿Por qué motivo no profesionales? Simple y llanamente entiendo que algunos de sus miembros no desean ejercer su pasión de manera profesional o, como es mi caso y el de otros miembros, porque la narrativa no permite por el momento obtener los ingresos suficientes para vivir de esta actividad. Os envito a visitar mi espacio en su web y a echar un vistazo al de los compañeros autores.

Entre mis proyectos más inmediatos está además la publicación de un cuento dentro de una recopilación internacional de relatos coordinada por la el sello editorial colombiano Multiverso, lo que supone un gran orgullo y un enorme placer.

Catedral de la Realificción

Dentro de las novedades de la web se encuentra el apartado Podcast, donde tendréis acceso al Canal de Youtube «Catedral de la Realificción» en el que pretendo colaborar regularmente con el escritor y editor Héctor García Quintana, responsable de ese medio. Como objetivo para este año me marco también sacar adelanto el proyecto «Anacronista Interestelar», donde pretendo explotar las posibilidades creativas del medio Podcast para compartir con los lectores mi experiencia y reflexiones sobre la creación de ficción a partir de los libros, series y películas que caigan en mis manos.

Además. próximamente, y por último, el canal «Aprender no Cuesta nada» permitirá abordar de una manera creativa el aprendizaje del español a través del cine y la literatura. Por si fuera poco… Madre mía, dónde me he metido…

El anacronista interestelar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.